Los rayos de luz se reflejan en el espejo cóncavo y se concentran en un punto. Ese punto puede llegar a alcanzar temperaturas altísimas, incluso la incandescencia, y a provocar fuego. Es la fuente de luz tu fuerte, y mi anhelo.