Con la misma tranquilidad con que tomas un café, conversando ociosa y despreocupadamente en una soleada terraza primaveral, con ese mismo sosiego e inocencia desgarras un alma.