Un mundo especial espera ahí fuera, un mundo glorioso y colmado de esperanzas satisfechas. Aquí dentro esperaremos nosotros, los valientes. Mostrando nuestros dientes con agresividad a quien sobrepase los límites. En nuestra mansión repleta de joyas y tesoros, de tecnología que soluciona cualquier problema esperaremos a que el mesías llame a nuestra puerta.

Hay tormentas, a veces, y cielos cargados de nubes grises o soles resplandecientes, otras veces. Tan seguro como que no moveré un dedo por ti.