No soy perro fiel, ya lo sabrás. Cabalgo sobre mi yegua blanca, casi extinta, compañera incansable de fatigas. Por este Páramo sin tregua te conocí, como se conoce lo inescrutable.

Resulto casi invisible para la mayoría, y no suelo dejar huella. Hay un largo camino hasta aquí, cada vez mayor.