Su alma no era arida,

tan solo silenciosa.

Estaba labrando su corazon,

sembrando sueños,

recolectando sorpresas.

¿Que fue del pasado?

Silenciosas particulas de polvo

cubren sus ojos.

¿Que fue del pasado?

Corazones ajados

se deshacen en sus manos.