Hay quien se come al mundo.

Hay quien se come a si mismo.

Hay quien ilumina y encandila.

Hay quien se ciega con su propia luz.

Hay quien puede descubrir el mundo.

Hay quien puede disfrutar de los misterios.

Y hay quien,tan solamente,cierra las puertas,

los ojos

y el corazon.