Una estrella cayo,

suave,

lentamente,

como una hoja caduca

que acaricia el suelo.

Un vagabundo solitario,

arrodillado frente a ella lloro.

Una de sus lagrimas

disolvio el polvo que la cubria.

De la union del pequeño astro y la lagrima

broto un corazon.

Rojo,palpitante,luminoso.

El vagabundo lo tomo entre sus manos,

temblorosas y estropeadas.

Lo llevo a su pecho

y lo coloco alli

donde en otro tiempo latia su corazon.

Desde entonces,

en la oscuridad de la tierra

hay una nueva estrella.

Un corazon que nos ilumina y nos guia.