No soy un hombre que sabe.

He sido un hombre que busca y lo soy aun;

pero no busco ya en las estrellas

ni en los libros;

comienzo a escuchar la enseñanza

que mi sangre murmura en mi.

Mi historia no es agradable,

no es suave y luminosa

como las historias inventadas,

sabe a insensatez,

y a locura,

y a ensueño,

como la vida de todos los hombres

que no quieren mentirse mas a si mismos.