Hoy podría contaros muchísimas cosas, pero no tengo ganas de escribir.

Podría hablaros de lo aterrorizada que estoy al intentar luchar contra la presión a la que me veo sometida día tras día en diferentes ámbitos de mi vida, dando por sentado sabiendo a ciencia cierta que a vosotros os pasa lo mismo, pero hoy no tengo ganas de escribir.

Podría hablaros de cómo las experiencias negativas, más que las positivas, van forjando el carácter poco a poco, pero de una forma tan cruenta y dolorosa como la "fabricación en serie" de los URUK-HAI, debajo de ISENGARD, llena de llanto contenido y sed de venganza, pero hoy no tengo ganas de escribir.

Podría hablaros del debate interno entre mis diferentes "YO", y no me refiero a personalidad múltiple ; me refiero a el YO mujer, YO trabajadora, YO novia, YO amiga, YO hermana, YO hija... tantos "YO" como situaciones se puedan dar en esta vida, de la lucha interna porque uno de esos "YO" obtenga la supremacía sobre el resto, a costa de lo que sea y de quien sea, y que aún así no se alcanza la felicidad, aunque haya un , por llamarlo de alguna manera "YO SUPREMO", pero hoy no tengo ganas de escribir.

Podría hablaros de todas las cosas que pasan por mi cabeza (y por las vuestras), de la fluctuación extrema de mis cambios de humor (se que os pasa lo mismo), de lo exigente que se ha vuelto el mundo con nosotros , lo que conlleva inexorablemente a ser nosotros mismos exigentes con nuestra persona, de una forma áspera y severa, que nos va minando por dentro, que nos corroe y que, si no sabemos manejar, nos destruirá por dentro; pero claro, como ya digo al principio del post... hoy no tengo ganas de escribir.