Partamos del supuesto de que la biblioteca es el portal. Es decir, la biblioteca que podemos gestionar es aquella que se concreta en una estructura organizada de información, que incluye tanto lo que podemos situar en la órbita de los sistemas de información digitales, como lo que pertenece a la biblioteca física como proyecto organizado en torno a colecciones y espacios. El portal bibliotecario, en un sentido amplio, es el lugar de contacto entre usuarios y biblioteca, o entre bibliotecarios y biblioteca. Enfocar la biblioteca desde el concepto de portal es tratar de potenciar la necesidad de interacción entre información y usuarios, por un lado, y por otro, entre gestores e información. Ambos interactúan dentro de un entorno preciso, el cual marcará la pauta de acceso, las posibilidades de búsqueda o manejo de información. Si la biblioteca transita desde la gestión de procesos técnicos hacia la gestión de los intercambios con el sistema de información, estará en el momento clave donde tiene lugar la conversión de información en utilidad, el momento en que se activa la biblioteca, dejando de ser un enorme volumen de materia inanimada. El portal es pues un entorno estratégico en la biblioteca híbrida. Como tal recurso estratégico debe ser gestionado conscientemente y con herramientas apropiadas. Estas herramientas, las tecnologías de automatización, deben responder a la necesidad de gestión de portales. Por lo tanto, el discurso sobre portales comparte el mismo espacio que el.de la automatización de bibliotecas: no podemos hacer dos discursos paralelos entre automatización de procesos técnicos y gestión del portal de la biblioteca. Ambas necesidades deben formar parte del mismo proyecto, del mismo paquete. Cuando hablamos de portal, entendemos principalmente la presencia de la biblioteca en la web. Sin embargo, como plantearemos a lo largo de este trabajo, debemos entender el proyecto en red de la biblioteca como algo articulado en diversos escenarios. Esta convicción la reflejamos en el uso del plural: los portales bibliotecarios. Desde el punto de vista de los contenidos es clave el alineamiento entre el proyecto de contenidos sostenible de la biblioteca, con el proyecto de portal. Desde el punto de vista de la arquitectura de la información las claves son la integración de sistemas de información documentales y la orientación al usuario/. Los portales bibliotecarios los podemos situar principalmente dentro de las tecnologías CMS (content management systems / sistemas de gestión de contenidos) y EIP (entreprise information portals / portales de información corporativos).Al mismo tiempo, su estudio nos sitúa dentro del campo de la arquitectura de la información y diseño de sitios webs. El término biblioteca-red es en cierta medida preferible al de biblioteca híbrida, no solo por estar en la red, sino porque la red transforma el concepto de unidad-organización. La clave estratégica estará en comprender y gestionar el equilibrio entre componentes propios, de la red de bibliotecas y de los distribuidores de información.leer más en: www.exagonobibliotecario.blogspot.com