ronquidos Los problemas económicos, la infidelidad, la diferencia de caracteres, la falta de comunicación y la temible rutina son enemigos de cualquier relación de pareja, al grado que -en el peor de los casos- pueden motivar una separación. Pero¿y los ronquidos?

Por extraño que parezca, estos ruidos molestosos no sólo acaban con el sueño, sino que pueden arruinar la vida amorosa de muchos, aunque no es común que lleguen al extremo de ser una causa de divorcio o ruptura, pero los ronquidos sí influyen de forma negativa en la relación de pareja.

Se puede resolver durmiendo separados pero esto puede crear conflictos entre la pareja, limitar la vida sexual y el descanso en conjunto. Este distanciamiento, aunque puede mejorar el ciclo de sueño individual suele traer consigo consecuencias en la actividad sexual. Y es que el dormitorio y la cama son una parte esencial en la vida íntima de la pareja, y es que actualmente las personas están trabajando muchas horas al día, y esa hora de descanso es quizás la única que pueden tener para intimar, no solamente en la parte sexual, sino para conversar de cómo les fue el día o incluso planificar actividades futuras.

Tengo un grupo de amigas que solemos reunirnos frecuentemente en donde tocamos diferentes temas, y en donde las emparejadas cuentan diferentes cosas de sus parejas, y entre los temas están los ronquidos, claro que sólo se habla de ellos, pero las mujeres también roncamos, yo confieso que si me acuesto boca arriba me despierta mi propio ronquido.

Cada una cuenta algo diferente, una que el de ella ruge como un león, otra que el de ella parece una locomotora en marcha y a toda velocidad, y otra, que me dio gracia que el de ella la abraza y ella siente en el cuello un silbido y la baba que suelta su pareja, todo muy romántico. Lo malo de esto es que por lo regular nadie quiere admitir que ronca, ni ir a un especialista y explorar los distintos tratamientos del ronquido crónico.

Y por cierto, ¿alguién ronca por aqui?