el qué dirán Creo que a todos nos preocupa, de alguna manera, la opinión de otros, y es que como seres humanos queremos agradar y ser buen ejemplo a los demás.

El problema es cuando esta preocupación se vuelve obsesiva y se permite que otros te controlen, y empiezas a vivir del qué dirán.

A nosotras habitualmente, quizá a los hombres les pase también, nos preocupa si vamos a ir a alguna fiesta, donde va a estar el grupo habitual de conocidos, la ropa que vamos a llevar, que no sea la misma que llevamos en la fiesta anterior, porque qué dirán si me ven con el mismo vestido, igualmente los zapatos, y hasta la bolsa.

Hasta las emociones se ven afectadas. En mi casa recuerdo que a mis hermanos le decían qué dirán tus amigos si te ven llorar, que eres una niñita (en ese entonces yo pensaba qué tenía de malo ser niñita, yo era una). Como si sentir pena, tristeza o emoción, fuera algo exclusivo al género femenino. Por mi parte creo que no hay nada más sano que llorar cuando se tiene una pena...El alma se limpia todita.

Vivir del qué dirán es sinónimo de vivir en ansiedad. No debemos preocuparnos por el qué dirán, siempre habrá quien nos critique, algunas veces hasta las que llamamos "amigas" lo hacen.

Para mi, que a quien me juzgue, es que no le importo, y a quien le importe, no me juzgará, y si lo hace, me lo dirá como crítica constructiva, y ésta se agradece.