Idealizar a las personas muchas veces provoca dolor y estrés. Esto es algo que se aprende desde temprana edad. Idealizamos a los profesores creyendo que deben saberlo todo y aguantar niños insolentes y maleducados que son reflejo de lo que viven en sus casas, creando la falsa idea de que es responsabilidad de ellos el que sean niños de bien con valores y principios morales cuando eso se aprende en la casa y se refuerza en la escuela.

Idealizamos a nuestros padres, como seres incondicionales incapaces de decir o hacer algo en contra nuestra, los comparamos con los "padres perfectos" que creemos que tienen otras personas y olvidamos que según van pasando los años sus capacidades y necesidades no son ni serán las mismas.

Nos llevamos tremendas decepciones al darnos cuenta que la gente no es como imaginamos y al mínimo error lo etiquetamos como traición.

Idealizamos a nuestra pareja desde antes de conocerla. Tenemos en mente como nos gustaría que fuera, qué gustos afines tendremos, cómo será su físico, qué tipo de valores y principios quiero que tenga o no tenga, cómo me gustaría que me tratara, etc. Idealizar y buscar a la persona perfecta es un grave error, todos somos seres imperfectos y como tales tenemos que aceptarnos.

La imperfección es parte de nuestra vida, no somos buenos para todo. No tengo porque tener los talentos o destrezas que tienen los demás o la agilidad mental que otros tienen. Para aumentar nuestra autoestima debemos aceptarnos y amarnos como somos.

¡Tantas cualidades y nos enfocamos en los defectos! Cuántas veces buscamos solo los errores, criticamos las fallas y no valoramos los aciertos que pueden tener las personas que queremos o amamos. Nadie es perfecto, todos tenemos nuestro lado claro y oscuro. Si somos imperfectos por naturaleza...¿Por qué buscamos la perfección?

En lo que a mi respecta trato de esforzarme en hacer las cosas lo mejor que pueda, y entiendo que la gente es como es y punto, trato de encontrar siempre el lado bueno a lo que sucede y encontrar cualidades entre los defectos, admito haber idealizado a algunas personas y confieso mi error.
Trato de recordar lo que me hace sentir bien y procuro cambiar los pensamientos que me hagan sentir culpable. La vida se acaba demasiado rápido como para enfocarme en lo que no soy, no tengo o no pude.

Y tú ¿has idealizado alguna vez a alguien?